joomla templates

Entrevista al director y coguionista Yann Arthus-Bertrand

¿Cuándo sintió la necesidad de hacer esta película?

Cuando invité a Al Gore a presentar su película Una verdad incómoda ante la Asamblea Nacional francesa, me di cuenta de la repercusión que puede llegar a tener una película, incluso más que un programa de televisión. Vi lo emocionados que estaban los espectadores, algunos hasta llegar a las lágrimas y pensé que un largometraje sería una manera excelente de llegar a la gente. Además, parecía el siguiente escalón tras la fotografía y  los programas televisivos. Me di cuenta de que al fotografiar el planeta Tierra, hablaba del hombre que es lo mismo que ocurre en las películas.

Este es su primer largometraje para la gran pantalla y se trata de un proyecto muy ambicioso.¿Ha encontrado muchas dificultades durante la producción, el rodaje y su posterior montaje?

Armand Amar, amigo y compositor, me presentó a Denis Carot, el productor de la película francesa Vete y vive. Desde un primer momento dijo que sí, al igual que Luc Besson. ¡Lo difícil llegó después! Cuando te dan tanto dinero para rodar una película sin precedentes como Home, que está rodada íntegramente desde un helicóptero y en alta definición, la responsabilidad es enorme y el estrés permanente. Trabajé por instinto, como siempre, aprendiendo a medida que avanzaba. Rápidamente nos dimos cuenta de que el equipo de rodaje en el helicóptero debía reducirse a un piloto, un cámara y un ingeniero de imagen. Más tarde, tuvimos que resolver las dificultades técnicas de la nueva cámara que estábamos utilizando y las diferentes condiciones de rodaje que se nos presentaban en cada uno de los países que sobrevolábamos. Además, hice la película sin un guión, simplemente con una página en la que tenía escritas mis intenciones. Sabía lo que quería contar pero la narración surgía según íbamos avanzando en el rodaje, especialmente la idea central de la energía: en primer lugar, la energía producida por la mano del hombre y después la revolución de lo que nosotros denominamos “bolsas de sol”, el petróleo. En definitiva, es una película de un fotógrafo acostumbrado a trabajar con pocas restricciones.

¿Cuál es el mensaje principal de la película?

Esta película es un verdadero manifiesto. Nuestro impacto sobre la Tierra es mayor que el que esta puede soportar; consumimos demasiado y estamos a punto de agotar todos sus recursos. Desde el cielo, es más fácil ver los lugares dañados. Home simplemente explica nuestros problemas actuales, al mismo tiempo que dice que existe una solución. El subtítulo de la película bien podría ser “es demasiado tarde para ser pesimista”. Estamos en un punto decisivo en el que se deben tomar decisiones muy importantes para cambiar nuestro mundo. Todo el mundo sabe lo que mostramos en la película, pero nadie quiere creerlo realmente. Home es un paso más en el camino que las organizaciones ecologistas están llevando a cabo para recuperar el sentido común a la hora de consumir y de vivir.

Todo esto requiere que la forma de distribución de la película sea excepcional...

La idea de distribuir la película en todos los soportes posibles y de manera gratuita surgió tras hablar con Patrick de Carolis, que quería invertir en la película para France Télévisions. Me comentó que no podría emitir la película hasta que pasasen dos años de su estreno en salas; así que fui a ver a Luc Besson y le dije que debíamos distribuir Home de forma gratuita. Me contestó que era imposible, pero eso fue antes de dejarse seducir por la idea de una película que se estrenase al mismo tiempo en todo el mundo y que fuese accesible para todos. Era un hecho sin precedentes y se pudo llevar a cabo gracias a François-Henri Pinault, presidente del importante grupo empresarial PPR, que desde un principio aceptó colaborar en la película. Mi idea era que la película la viesen personas que consumen, aquellos que tienen un impacto sobre la Tierra porque después de ver la película querrán cambiar su forma de vida, o eso espero.

¿Cómo surge la idea de la voz en off y la música?

Evidentemente, el comentario de la voz en off era primordial. Me inspiré en la obra del famoso analista del medio ambiente, Lester Brown, y en su libro La situación en el mundo. También trabajé con Isabelle Delannoy, con la que he colaborado desde hace mucho tiempo. En cuanto a la música, evidentemente se lo pedí a Armand Amar, el mejor amigo del mundo y uno de los mejores músicos franceses, que además es un especialista en músicas y voces del mundo y yo quería esa mezcla cultural como banda sonora de la película.

¿Cómo trabajó el ritmo de la película?

Me encanta la lentitud que acompaña al asombro; así que quería una película que se tomase su tiempo. Los problemas técnicos relacionados con el peso del helicóptero y la cámara que estábamos usando nos llevaron a rodar muchas escenas a cámara lenta y eso es lo que me gusta de esta película: es contemplativa. También es una película para escuchar y pararte a pensar, hay cosas difíciles de aceptar pero yo no estaba dispuesto a hacer ninguna concesión.

¿Por qué el título de Home?

Fue idea de Luc Besson y se convirtió en la elección final. Es un título muy simbólico porque la ecología es la ciencia que estudia la relación entre los seres vivos y su hábitat.

Home esta compensada en carbono ¿Qué implica esto?


Todas las emisiones de CO2 que ha generado la realización de la película se calculan y se compensan con sumas de dinero que se utilizan para dar energía limpia a aquellos que no la tienen. Desde hace 10 años, todo mi trabajo es compensado en carbono.

¿Qué le gustaría que la película suscitara en el público?


A parte de cambiar sus vidas, me gustaría que la gente tuviera ganas de ayudar, de compartir. Théodore Monod decía esta maravillosa frase: “Lo hemos intentado todo...menos el amor”. Espero que la película sea sinónimo de mucho amor.